PRESENTACIÓN.

Es curioso darse cuenta de como con el paso de los años, descubro intereses que jamás habia sentido con anterioridad, pero que en el fondo, siempre habian estado allí, ante mi, aunque yo sin saberlo... Si bien no son demasiado extraordinarios los recuerdos de mi niñez, la imagen de mi madre en la cocina cuando llegaba del colegio... cuando en lugar de hacer los deberes en mi habitación, preferia hacerlos en la cocina mientras mi madre cocinaba o cosia escuchando la radio.. las radionovelas... el consultorio Elena Francis... es una imagen que siempre me ha hecho sentir la cocina como un sitio agradable, relajante, de encuentro... Me doy cuenta ahora, treinta y tantos anyos después, de como fueron de importantes esas pequeñas y sencillas vivencias para mi. Me sorprendo a mi misma ante un cambio de domicilio, buscando una cocina amplia, acogedora, que me permita pasar allí el tiempo..... sola, con mi familia, que me permita volver a sentir lo que tantos años perdí por el camino y descubrir que, aunque tarde, mi madre me deja su legado.. el amor por la cocina.

05 abril 2010

MONA DE PASCUA

Esta es mi primera Mona de Pasqua. Cuando mi hija era pequeña y viviamos en Barcelona compraba aquellos bizcochos industriales que ya venian horneados y cortados en dos capas, los rellenaba de  nocilla y decoraba con lacasitos, plumas y pollitos... que tiempos aquellos!! Ayer me atreví con una mona más elaborada. El encontrarnos viviendo fuera de España y añorar la tradición, me envalentonó.


BIZCOCHO
200grs. de azúcar
250grs. de mantequilla a temperatura ambiente
4 huevos
1 sobre de gaseosa azul y 1 sobre de gaseosa blanco
300grs. de harina
130grs. de nata líquida
una pizca de sal


ELABORACIÓN
Batimos el azúcar con la mantequilla hasta blanquear. Una vez conseguido este punto, vamos añadiendo los huevos espaciadamente y seguimos batiendo. Añadimos la nata. Tamizamos la harina conjuntamente con los sobre de las gaseosas, añadimos la sal y lo vertemos a la mezcla anterior. Mezclamos hasta obtener una masa homogénea.
Engrasamos un molde de unos 26cms. aproximadamente, vertemos la mezcla y horneamos a horno precalentado a 170ºC durante unos 45 minutos aproximadamente, dependiendo del horno.
Una vez horneado, dejar reposar y enfriar ligeramente sobre una rejilla. Pasados unos 20 minutos ya podemos desmoldar el bizcocho lo dejamos enfriar totalmente.


RELLENO NATA
200ml. nata para montar
2 cdas. soperas azúcar glass


ELABORACIÓN
Montar la nata fría de la nevera. Antes de finalizar el montado, añadirle en forma de lluvia el azúcar glass. Reservar.


RELLENO TRUFA
200ml. nata líquida
150grs. chocolate al 60%


ELABORACIÓN
Desmenuzar el chocolate en un bol. Poner a hervir la nata en un cazo al fuego y cuando arranque a hervir, retirar del fuego y verter sobre el chocolate. Dejar enfriar totalmente y colocar en nevera.  Una vez enfriado, montar. Reservar.


COBERTURA YEMA
150grs. azúcar
100grs. agua
3 huevos
1 cda. sopera de maizena


ELABORACIÓN
Batir los huevos con el azúcar y el agua, no en exceso para que no se nos forme demasiada espuma. Vertemos la mezcla en un cazo, añadimos la maizena y llevamos al fuego. Cocemos a fuego medio sin parar de remover, y así evitar que se formen grumos. Retiraremos del fuego al cabo de unos 10 minutos más o menos y hallamos obtenido la consistencia deseada. Verter en un bol y remover la mezcla para enfriarla rapidamente. Reservar.


FLORES TRUFA
100ml. nata líquida
25grs. chocolate al 60%
1 cdta. azúcar glass


ELABORACIÓN
Desmenuzar el chocolate en un bol. Poner a hervir la nata con el azúcar y cuando arranque a hervir, retirar del fuego y verter sobre el chocolate. Dejar enfriar totalmente y colocar en nevera. Una vez enfriado, montar. Resevar.


MONTAJE
Cortamos el bizcocho en tres capas de igual grosor.
En la primera capa, extendemos la nata montada intentando igualar la superficie para que luego al cortar se vea una linea de relleno uniforme.
En la segunda capa, extendemos la trufa de igual manera que con la nata, reservando un poco menos de la mitad de la cantidad, para extenderla sobre los laterales del bizcocho.
En la tercera capa o sobre, extendemos de igual manera la yema.
Con la trufa de la segunda capa que hemos reservado, la extendemos cuidadosamente sobre los laterales del bizcocho.
Con la trufa que tenemos reservada para las flores, la depositamos en una manga pastelera y con la boquilla que más nos guste, elaboramos unas florecillas por todos los contornos del bizcocho ya disfrazado.
Ahora ya solo nos queda decorar con plumas, pollitos, huevos y demás figuras de chocolate, el resultado de nuestro trabajo, LA MONA DE PASQUA.

1 comentario:

  1. Judith que delicia. Yo tengo manos inútiles. No abandones tu blog.

    ResponderEliminar